Categorias
Noticias

Así lo señaló una reciente publicación de la revista Frontiers in Molecular Biosciences, la cual hace una revisión y evaluación de investigaciones recientes sobre los posibles beneficios de los compuestos bioactivos presentes en los productos apícolas sobre el COVID-19.

 

El estado de la actual pandemia por COVID-19 ha hecho un llamado urgente a reflexionar en  nuevos fármacos no tradicionales y por supuesto, en el desarrollo de vacunas que ayuden a combatir la enfermedad.

Según Elmahallawy y cols. (2021), algunas materias primas derivadas de las abejas contienen compuestos específicos o grupos de compuestos que se encuentran estrechamente relacionados con la inhibición de proteinasas presentes en agentes infecciosos causantes de enfermedades respiratorias como MERS y COVID-19. Un ejemplo de esto son los compuestos conocidos como chalconas, los cuales están incluidos en el grupo de los polifenoles, y que se encuentran presentes en el polen de las abejas, en la miel y en los propóleos. Algunas chalconas han demostrado ser activas contra la proteinasa 3CLpro presente en el virus SARS-CoV en estudios in vitro

Los autores señalan que, una de las mayores amenazas del COVID-19 está relacionada con la producción exacerbada de citoquinas pro-inflamatorias, conocida  como “tormenta de citoquinas”, y que puede desencadenar una falla orgánica multisistémica en pacientes infectados con COVID-19. Pues bien, según la literatura disponible, el veneno de las abejas podría regular la producción de citoquinas. De acuerdo con esta publicación, se ha reportado la exitosa utilización de veneno de abejas en pacientes con diversas enfermedades inflamatorias como la artritis, inflamación alérgica de las vías respiratorias o inflamación aguda de los órganos respiratorios. Adicionalmente, una carta publicada por Yang et al. (2020) en la revista Toxicon en abril del pasado año, expuso que tanto apicultores como pacientes tratados con veneno de abeja (incluso, los propios apiterapistas), no se infectaron con COVID-19, a pesar de estar en contacto directo con personas contagiadas o con sospecha de COVID-19. Esto podría deberse a que el veneno de abeja puede influir en el sistema inmune, mejorando la diferenciación de células T reguladoras humanas, hecho que juega un importante rol en el control de la infección por SARS-CoV.

Otro noble producto de la colmena, destacado por su un amplia actividad frente a agentes infecciosos y su rol como cicatrizante, son los propóleos. Como es bien conocido, los propóleos son una mezcla resinosa natural producida por las abejas, al mezclar su saliva y cera con exudados colectados desde diferentes plantas y árboles. Dentro de los compuestos más activos de los propóleos, se puede mencionar  a los ácidos fenólicos, flavonoides, estilbenos y taninos, todos ellos incluidos en la gran familia de los polifenoles.  De acuerdo a lo relatado en la publicación, un reciente estudio in silico demostró que varios flavonoides contenidos en los propóleos son capaces de inhibir a la enzima convertidora de angiotensina (angiotensin-converting enzymeACE), la cual está involucrada en el proceso de infección y replicación del virus SaRS-CoV-2. Por otro lado, los triterpenos y otros flavonoides presentes en los propóleos son capaces de restringir la actividad de algunas enzimas, como las metiltransferasas y las enzimas dependientes de ácido ribonucleico (RNA), ampliamente reportadas en coronavirus.

Para los autores de este trabajo, resultó interesante que variados estudios han revelado previamente que, los productos de la colmena y sus componentes tienen acción terapéutica y fisiológica, condición que les confiere un rol potencial en el control de varias condiciones patológicas, incluyendo el COVID-19. Sin embargo, debe considerarse que los estudios sobre compuestos bioactivos en los productos de la colmena y su rol contra el COVID-19 son limitados, ya que los productos de la colmena suelen tener diferente composición, de acuerdo a su origen geográfico y/o botánico. En este sentido, los autores concluyen que “aún se requiere explorar los potenciales beneficios que los productos de la colmena tienen y cuál es su composición química. Esa es información clave para establecer potenciales blancos terapéuticos que permitan combatir el COVID-19, ya sea de manera individual, o en asociación con otros fármacos”.

Bibliografía citada y enlaces:

Elmahallawy EK, Mohamed Y, Abdo W, El-Gohary FA, Ahmed Awad Ali S and Yanai T (2021). New Insights Into Potential Benefits of Bioactive Compounds of Bee Products on COVID-19: A Review and Assessment of Recent Research. Front. Mol. Biosci. 7:618318. doi: 10.3389/fmolb.2020.618318. Disponible en: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmolb.2020.618318/full

 

Yang W, Hu F-L, Xu X-F. (2020). Bee venom and SARS-CoV-2. Toxicon 181: 69-70. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7190514/pdf/main.pdf

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *